fbpx

La psicopatía y la neurociencia: ¿nacen o se hacen los psicópatas?

Mostrar todo

La psicopatía y la neurociencia: ¿nacen o se hacen los psicópatas?

La psicopatía es un trastorno de la personalidad caracterizado por la presencia de rasgos específicos, como la falta de empatía, la manipulación, la superficialidad emocional y la tendencia a la conducta antisocial. Es un tema complejo que ha sido objeto de numerosas investigaciones en el campo de la psiquiatría y la neurociencia.

La pregunta sobre si los psicópatas “nacen o se hacen” es un debate que ha existido durante mucho tiempo. Existe una interacción compleja entre factores genéticos y ambientales en el desarrollo de la psicopatía. Diversos estudios sugieren que la predisposición genética juega un papel importante, pero también es esencial el entorno en el que se cría un individuo.

Algunos estudios de gemelos y de adopción han proporcionado evidencia sobre la influencia genética en la psicopatía. Por ejemplo, se ha encontrado que los gemelos monocigóticos (idénticos) tienen una mayor concordancia en la psicopatía en comparación con los gemelos dicigóticos (fraternos), lo que sugiere una predisposición genética. Sin embargo, estos estudios también muestran que el ambiente desempeña un papel significativo, ya que a menudo los gemelos criados en diferentes entornos pueden desarrollar diferencias en sus niveles de psicopatía.

En términos de neurociencia, las investigaciones han revelado diferencias estructurales y funcionales en el cerebro de individuos con psicopatía. Estas diferencias están relacionadas con áreas cerebrales involucradas en la toma de decisiones morales, el procesamiento emocional y la empatía. Por ejemplo, se ha observado que los psicópatas tienen una reducción en la actividad de la amígdala, una región clave en la regulación emocional, lo que podría explicar su falta de empatía y remordimiento.

Además, la disfunción del córtex prefrontal ventromedial, que está involucrado en el razonamiento moral y la toma de decisiones, también se ha asociado con la psicopatía. Esta disfunción podría contribuir a su comportamiento impulsivo y falta de juicio moral.

Sin embargo, es crucial tener en cuenta que no todos los individuos con predisposición genética a la psicopatía desarrollarán el trastorno. El ambiente juega un papel importante en la expresión de los genes asociados con la psicopatía. Por ejemplo, experiencias traumáticas en la infancia, negligencia emocional, exposición a la violencia y otros factores ambientales adversos pueden aumentar el riesgo de que un individuo con predisposición genética desarrolle características psicopáticas.

En resumen, la psicopatía es un trastorno de la personalidad complejo con una base biológica y genética. Existe una interacción compleja entre factores genéticos y ambientales en el desarrollo de esta condición. Si bien la predisposición genética puede aumentar el riesgo de desarrollar psicopatía, el ambiente en el que se cría un individuo juega un papel crucial en la expresión de los genes y la manifestación de los rasgos psicopáticos. Es un área de investigación activa y en constante evolución en la psiquiatría y la neurociencia.

 

Referencias:

Blair, R. J. R. (2005). Responding to the emotions of others: Dissociating forms of empathy through the study of typical and psychiatric populations. Consciousness and Cognition, 14(4), 698-718. DOI: 10.1016/j.concog.2005.06.004

Glenn, A. L., & Raine, A. (2014). Neurocriminology: Implications for the punishment, prediction, and prevention of criminal behavior. Nature Reviews Neuroscience, 15(1), 54-63. DOI: 10.1038/nrn3640

Gao, Y., Glenn, A. L., Schug, R. A., Yang, Y., & Raine, A. (2009). The neurobiology of psychopathy: A neurodevelopmental perspective. Canadian Journal of Psychiatry, 54(12), 813-823. DOI: 10.1177/070674370905401205

Glenn, A. L., & Yang, Y. (2012). The potential role of the striatum in antisocial behavior and psychopathy. Biological Psychiatry, 72(10), e5-e6. DOI: 10.1016/j.biopsych.2012.07.033

Viding, E., Blair, R. J. R., Moffitt, T. E., & Plomin, R. (2005). Evidence for substantial genetic risk for psychopathy in 7-year-olds. Journal of Child Psychology and Psychiatry, 46(6), 592-597. DOI: 10.1111/j.1469-7610.2004.00393.x

Rhee, S. H., & Waldman, I. D. (2002). Genetic and environmental influences on antisocial behavior: A meta-analysis of twin and adoption studies. Psychological Bulletin, 128(3), 490-529. DOI: 10.1037/0033-2909.128.3.490